En una reunión un gobernante solicito que le trajeran una gallina, tomo la gallina fuertemente con la mano y con la otra comenzó a desplumarla y la gallina desesperada por el dolor, intento fugarse, pero no pudo. Así el gobernante logro quitarle todas las plumas y les dijo a sus ayudantes, “Ahora observen lo que va a suceder”.

El gobernante puso a la gallina en el piso y se alejó de ella y agarro en su mano un puño de trigo mientras sus ayudantes observaban asombrados como la gallina asustada, adolorida y sangrando corría detrás del gobernante e intenta agarrar su pantalón mientras este le iba tirando puños de trigo y daba vueltas en la sala, la gallina lo perseguía por todos lados.

Entonces el gobernante miro a sus ayudantes quienes están totalmente sorprendidos y les dice: “Así de fácil se gobierna a los tontos”.

Vieron como me persiguió a pesar del dolor que le cause, así son la mayoría de los pueblos, persiguen a sus gobernantes y políticos a pesar del dolor que ellos le causan por el simple hecho de recibir un regalo barato o algo de comida para unos días.